A propósito D… Sí, voy al psicólogo, pero no estoy loco.

Ésta es una afirmación que pocas veces solemos escuchar, no porque la gente no vaya al psicólogo, si no porque nos cuesta reconocerlo. Acudir a un profesional de la Salud Mental por primera vez es algo que no se decide de un día para otro, es una idea que va rondando por nuestra cabeza hasta que finalmente tomamos la iniciativa de ir.

No existe una forma clara de cuando ir al psicólogo para recibir su ayuda, ya que un problema puede afectar de forma distinta a cada persona, por tanto es algo puramente subjetivo. Problemas de pareja, la pérdida de un ser querido, problemas de autoestima, falta de control emocional, pensamientos obsesivos, apatía, tristeza, dificultades para controlar los impulsos, sentirse perdido, ansiedad, estrés, problemas con los estudios, con las relaciones familiares, miedos o inseguridades y un largo etcétera, puede ser causa de acudir a un profesional, no necesariamente tiene que ser por un trastorno psicológico grave el requerir ayuda de un especialista de la salud mental.

Debemos visitar al psicólogo cuando detectamos que uno o varios problemas bloquean nuestra vida inundándola de sensaciones desagradables, impidiéndonos disfrutar de sus aspectos positivos o placenteros, pero ¿Por qué aguantamos tanto en ir a consulta por primera vez? En ocasiones se debe a la falta de confianza en nosotros mismos y en que un psicólogo pueda ayudarnos, otras por creernos autosuficientes y pensar que seremos capaces de "salir de ésta" y que lo único que necesitamos es darle tiempo al tiempo y resulta ser todo lo contrario ya que perdemos energía, nuestra preocupación hacia el problema aumenta, se cronifica y entonces tendemos a creer que ya no tendrá solución.

No debemos confundir la autonomía a la hora de gestionar nuestras vidas con la de solicitar ayuda en un momento clave, en el que el color negro tiñe frecuentemente nuestros pensamientos y nos sentimos incapaces de encontrar algo positivo en nuestras vidas creyendo que todo nos sale mal y las cosas no van a cambiar.

La figura del psicólogo nos ayudara a modificar nuestra manera de comportarnos tanto si queremos mejorar nuestra manera de afrontar las cosas como si buscamos eliminar algún problema facilitándonos unas pautas y a través de una reestructuración de los pensamientos desadaptativos, ya que son nuestros pensamientos los que crean los sentimientos y emociones que rigen nuestra vida y esos sentimientos y emociones son producidos en base a nuestras creencias y por cómo procesamos la información que recibimos e interpretamos lo que ocurre a nuestro alrededor.

Siguiendo las pautas de un profesional nos aseguramos la vía más rápida y directa de modificar lo que nos hace sentirnos mal y mejorar enormemente nuestra calidad de vida. Acudir a terapia sirve para cambiar un pequeño hábito o para dar solución a un problema grave que nos está afectando desde hace un tiempo, tanto si lo hemos generado nosotros, como si es algo a lo que tenemos que hacer frente. Porque como muy bien dijo Viktor Frankl, "Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos".

La ética profesional de los psicólogos nos obliga a mantener el anonimato y el secreto profesional de todas las conversaciones que se lleven a cabo dentro de las sesiones. Toda la información recibida se trata respetando la total intimidad y privacidad de la persona que realiza la consulta.

Eso sí, hay algo que debemos tener muy presente y es que cuando acudimos a terapia no todo el trabajo es por parte del psicólogo, en el proceso terapéutico tu compromiso y trabajo son claves para tu evolución.

Si tienes en tu lista de cosas pendientes asistir a terapia psicológica quizás haya llegado el momento de tacharla. Tu salud mental se lo merece.

Silvia Trillo Ramírez.
Psicóloga.
Colegiada Nº CM-02252

Destacados

  • banner-division-clinica
  • banner-division-juridica
  • banner-division-educativa
  • banner-division-social
  • banner-division-PTORH
  • banner-division-deporte



EuroPsy - Psicoterapia

A propósito D...

Revista Psicología

67 Portada Psicologia