19 de octubre, Día Mundial contra el Cáncer de Mama

El 19 de octubre, se celebra el Día Mundial contra el cáncer de mama, una fecha en la que se recuerda el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra este tipo de cáncer.

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres. La Organización Mundial de la Salud (OMS), alerta de que su incidencia está aumentando en el mundo en desarrollo, debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales.

El diagnóstico de un tumor o un cáncer puede provocar incredulidad, miedo, ansiedad, tristeza, depresión, rabia, etc. Es normal responder de esta manera, ya que se trata de una enfermedad grave y ésta reacción es la manera de adaptarse y de encajar la noticia. Puede necesitarse tiempo para aprender a afrontar el tratamiento y a sus consecuencias, el impacto de la enfermedad en el entorno social y familiar, y el cambio que implica.

La angustia generalmente continúa incluso después de haber superado el impacto inicial del diagnóstico. A medida que las mujeres comienzan lo que con frecuencia es un largo proceso de tratamiento, pueden enfrentarse a nuevos problemas. Por ejemplo, pueden hallar confusión en sus relaciones personales. Pueden sentirse realmente cansadas todo el tiempo y estar muy preocupadas con respecto a los síntomas, a el tratamiento y a la muerte. Factores como estos contribuyen al estrés crónico, la ansiedad y a la depresión.

Los profesionales de la Psicología con experiencia en el tratamiento de cáncer de mama pueden resultar de gran ayuda. Su objetivo principal es ayudar a las mujeres a aprender a cómo sobrellevar los cambios físicos, emocionales y de estilo de vida relacionados con el cáncer, así como los tratamientos médicos que pueden resultar dolorosos y traumáticos.

Algunas mujeres pueden enfocar el asunto en cómo explicar su enfermedad a los hijos o cómo afrontar la respuesta de su pareja. Otras pueden concentrarse en cómo elegir el hospital o tratamiento médico adecuados. Para otras, el enfoque puede ser cómo controlar el estrés, la ansiedad o la depresión. Al enseñar a las pacientes estrategias para la resolución de problemas en un entorno de apoyo, los profesionales de la Psicología pueden ayudar a las mujeres a lidiar con su dolor, miedo y otras emociones.

Para muchas mujeres, esta crisis potencialmente mortal, puede resultar una oportunidad de crecimiento personal que mejora la vida.