A Propósito D… 31 de mayo, Día Mundial sin Tabaco

El 31 de mayo se celebra en todo el mundo El Día Mundial Sin Tabaco. La Asamblea Mundial de la Salud instituyó el Día Mundial sin Tabaco en 1987 con el fin de llamar la atención mundial hacia la epidemia del tabaquismo y sus efectos nocivos y letales y la exposición pasiva al humo de esta sustancia. El consumo de tabaco es la principal epidemia prevenible a la que se enfrenta la comunidad sanitaria.

Con motivo de esta celebración se ponen en marcha diversas actuaciones estratégicas y se enfatizan mensajes concretos relacionados con el control del tabaco como, por ejemplo:

– Información mundial de los peligros reales del consumo de tabaco.

– Objetivos de las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras.

– Actividades de diferentes organismos para luchar contra la epidemia de tabaquismo.

– Información sobre una vida sana y derecho de toda persona a la salud.

La campaña del Día Sin Tabaco 2022 trata de disuadir a las personas del consumo del tabaco en todas sus formas. Asimismo, evidenciar las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras para incitar al consumo de tabaco y divulgar las actividades de la OMS en la lucha contra el tabaquismo.

Los efectos perjudiciales que las empresas tabacaleras causan al medio ambiente son enormes y van en aumento, lo cual agrava innecesariamente la escasez de recursos y la fragilidad de los ecosistemas. En el cultivo del tabaco se usan grandes cantidades de plaguicidas y fertilizantes tóxicos que contaminan el agua y causan desertificación.

El consumo de tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, una cifra que se estima aumentará hasta más de 8 millones de fallecimientos anuales para el 2030 si no se intensifican las medidas para contrarrestarlo. El tabaco es perjudicial para todos: causa enfermedades, muertes, empobrece a las familias y debilita las economías nacionales, por el aumento del gasto sanitario.

Los beneficios de dejar el tabaco surgen desde el primer momento.

Si estás pensando dejar el tabaco, cualquier momento es bueno para empezar. Los beneficios al dejar de fumar son casi inmediatos, evitando posibles complicaciones y graves riesgos para la salud.

Luego de superar los síntomas ocasionados por el síndrome de abstinencia (ansias de nicotina, ira, frustración, irritabilidad y ansiedad), rápidamente el cuerpo empezará a recuperar capacidades perdidas:

  • A las pocas horas de dejar el tabaco, aumenta el oxígeno en el cuerpo y disminuye el dióxido de carbono.
  • En solo 24 horas disminuye la mucosidad acumulada.
  • En solo 2 días, se normalizarán los sentidos del olfato y del gusto. Se puede sentir algo de ansiedad, ya que comienza con más fuerza el síndrome de abstinencia.
  • En 3 días te sentirás con mucha más energía porque el cuerpo ha eliminado la mayor parte de nicotina y los bronquios comienzan a funcionar bien. Puede que estés más irritable y tengas ganas de fumar.
  • En dos semanas se controla con mayor notoriedad los episodios de abstinencia. Y además podrás hacer deporte con mayor rendimiento.
  • En unos seis meses, la tos desaparece, disminuyendo la frecuencia de infecciones respiratorias en las vías aéreas superiores (fosas nasales, boca, laringe, faringe, glotis y epiglotis).
  • En un año, el riesgo de tener un infarto se reduce a la mitad.
  • En 10 años, la posibilidad de tener cáncer de pulmón se reduce a la mitad.
  • En 15 años, el riesgo de un paro cardiaco será igual al de una persona no fumadora y los pulmones están totalmente restablecidos.

Rocío Giménez.
Psicóloga Clínica.
Colegiada CM1311