El COPCLM participó en los actos con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio

La Plaza del Altozano acogía, el pasado sábado, la lectura del manifiesto elaborado con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, un acto que este año llevaba por lema “Hagamos un plan”, fijándose como objetivo la importancia de dar visibilidad y la urgencia de crear un Plan Nacional para la Prevención del Suicidio.

María Dolores Gómez Castillo, María del Mar Aguilar e Isabel Hinarejos, decana, secretaria y tesorera del colegio, respectivamente, estuvieron presentes en el acto, que también contó con la asistencia de la concejala de Atención a las Personas del Ayuntamiento de Albacete, Juani García, quien precisamente recordó que el pasado mes de julio el Ayuntamiento de Albacete impulsó la coordinación de una mesa técnica, integrada por administraciones y entidades sociales, de cara a dar pasos en la prevención de las muertes por suicidio.

Asistieron también a la lectura la concejala de Emprendimiento e Innovación, Laura Avellaneda, y la concejala de Economía y Seguridad, María José López, y diversos representantes de otras asociaciones que trabajan en el ámbito de la salud mental, además de entidades y colectivos sensibilizados con esta causa.

En la lectura del Manifiesto para la Prevención del Suicidio intervinieron representantes, personas voluntarias y usuarios de la Asociación Lassus Contra el Síndrome Depresivo, Asociación de Familiares y Amigos de Personas con Enfermedad Mental, Talitha-Asociación de Ayuda frente al Duelo, Cruz Roja Albacete y del Teléfono de la Esperanza.

En este manifiesto se subraya que el suicido es “el drama vital más silencioso y silenciado” y que cada año se lleva la vida en el mundo de más de un millón de personas. En nuestro país las últimas estadísticas de 2021 calculan en casi 4.000 muertes oficiales por suicidio, y son cifras infraestimadas. “Sabemos que la realidad que deja a miles de familias a nuestro alrededor rotas de dolor es mucho, muchísimo mayor. Muertes que, en muchos casos, pueden prevenirse y evitarse”, recalca este manifiesto.

Al término de la lectura, se procedió al encendido de 100 velas, como símbolo de las personas que han perdido la vida a causa del suicidio en este año, formando un corazón de luz.

Igualmente, se colocaron flores blancas en el corazón, aportadas por el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha.

El Ensemble de Clarinetes del Real Conservatorio Profesional de Música y Danza, dirigido por José Lozano, puso la banda sonora a este sencillo acto, que busca visibilizar este problema.